Ma page perso

Unos consejillos de nutricion

• Moderar el consumo de productos de pastelería y bollería.
Básicamente por su elevado contenido calórico y porque son ricos en grasas saturadas y azúcares de absorción rápida.
 
• Disminuir el consumo de sal.
En general consumimos más sal de la que nuestro cuerpo necesita, siendo este excesivo consumo de sodio una de las causas principales de la hipertensión arterial. Así que, no hay que prescindir de él, pero deberíamos intentar disminuir la sal de adición, y vigilar el contenido de sal de los productos de consumo habitual, ya que algunos de ellos, como por ejemplo las conservas o los quesos, n 'aportan altas dosis.
 
• Moderar el consumo de platos preparados.
Los platos preparados también son un tipo de alimento muy rico en sal, y además contienen muchos más grasas y de peor calidad que el mismo plato preparado en casa. Así que, evitamos que sean la base de nuestra alimentación y reservamos los mismos para ocasiones puntuales.
 
• Practicar actividad física de manera regular.
A pesar de no tratarse de un hábito alimentario, la actividad física es el complemento ideal de una correcta alimentación.
 
Cuídate por dentro
Todo el mundo tiene claro que debemos evitar el tabaco para cuidar los pulmones, que tenemos que moderar el consumo de alcohol para cuidar el hígado, o bien que tenemos que controlar el colesterol para mantener sanas las arterias. Pero en el interior de esta máquina tan perfecta que es el cuerpo humano, hay muchos otros órganos que también desempeñan una función muy importante y los que tenemos que tener cuidado, aunque quizás no se habla tanto. Mediante una correcta alimentación podemos cuidar de los órganos que intervienen en la función digestiva, y veremos como un correcto funcionamiento de estos órganos aporta enormes beneficios a nuestra salud.
 
Permeabilidad intestinal
En el intestino delgado hay una parte muy importante de nuestro sistema inmunitario. La pared intestinal está constituida por una fina capa de células que tienen la función principal de permitir el paso de los nutrientes que proceden de la digestión. Asimismo debe regular el paso de las moléculas provenientes de estos nutrientes. Una alteración en la función de las células de la pared intestinal puede causar una alteración de la permeabilidad.
 
Si hay una permeabilidad disminuida, puede tener como consecuencia una malabsorción y ésta puede desencadenar en carencias de algún nutriente. Si la permeabilidad está aumentada, puede permitir el paso a la sangre de moléculas demasiado grandes que provoquen una hipersensibilidad inmunológica, como puede ser una alergia alimentaria.
A menudo se confunden la alergia alimentaria y la intolerancia alimentaria, pero cada una describe una situación totalmente diferente y que hay que distinguir. En las alergias alimentarias interviene el sistema inmune, mientras que las intolerancias se producen por un mecanismo no inmunológico. Hay una serie de métodos de detección de alergias e intolerancias, ya que es muy importante conocer los alimentos que las pueden provocar. Hay estudios que demuestran la mejora de ciertas patologías eliminando determinados alimentos de la dieta, como por ejemplo eliminar el gluten en el caso de los celíacos.